miércoles, 19 de abril de 2017

HOY EN EMOCIONARTE... ROBOTS QUE PINTAN Y COMPONEN




La polémica está servida  pues los robots parecen formar parte de nuestro día a día, también en el arte. Resulta  cuanto menos inverosímil  la obsesión de algunas personas por crear máquinas que realicen de manera íntegra las funciones que realizamos los humanos, desde operar en quirófanos hasta como vemos en esta noticia, pintar cuadros exactos a los ya realizados por humanos. 

Es cierto que tanto en museos como en otros espacios se hace uso de las dotes artísticas de muchos pintores para que hagan copias exactas de algunos cuadros, pero ¿Puede un cuadro ser creado por una máquina que carece de cualquier característica emocional o vivencia? Me parece absurdo equiparar una máquina con la complejidad que supone el ser humano, pues el arte es creado a partir de una serie de vivencias, emociones y pensamientos concretos e individuales que van acompañados del momento y cultura en la que se encuentra el artista, toda ésta influencia y características son de las que carecen las máquinas artificiales.



En el artículo del país se pone el ejemplo de Rembrandt, uno de los maestros del barroco del S.XVII. La universidad Delft y Microsoft creó un software y elaboró una imagen teniendo en cuenta lo que estaba contenido en toda la obra del pintor, es decir, elaboró un “cuadro” teniendo en cuenta los antecedentes del autor. En el resultado final, llevado a cabo por la máquina, se observó una exactitud pasmosa en relación a los cuadros que habían sido realizados por el pintor, estando en vida, solo que los investigadores habían  estado presentes en la elaboración del cuadro "a manos del robot". En la imagen de arriba se observa “el nuevo cuadro, llevado a cabo por Rembrandt", hecho imposible, puesto que  el pintor falleció hace siglos.

Según el artículo hay programas que tratan de introducir en los sistemas de los robots, el estado de ánimo o  emociones pertenecientes al ser humano, aunque hay otros programas que aseguran haberlos incorporado ya.

E-David es uno de los robots, formado por un gran brazo mecánico que se parece a aquellos que están en las cadenas de montaje de los coches, y que trabaja con cinco pinceles y una paleta de veinticuatro colores. Los científicos han considerado que  E-David puede hacerles entender lo que ocurre en la cabeza de un artista en el momento de la creación, no obstante se ve limitado a la tarea de realizar copias de cuadros ya hechos.

Al igual que con la pintura en la música, los robots también parecen ir abriéndose puertas. Lamus (procedente de Málaga) es uno de los robots compositores de piezas musicales, cuyas obras han sido interpretadas por la orquesta sinfónica de Londres. Su disco presentado en el año 2012 fue el primero creado íntegramente por un ordenador, sin que formase parte ningún ser humano, lo cual resulta bastante curioso. Lo más notable del resultado de las creaciones de esta máquina es que éstas no llegan a emocionar a aquellas personas que lo escuchan, por lo que como es evidente la música humana sigue siendo la que más transmite y emociona.

Es evidente que como en todo, las opiniones al respecto serán variadas y diferentes pero insisto en la capacidad exclusiva que tiene el ser humano en cuanto a vivencias y emociones.
Además hemos de tener en cuenta la situación en la que se encuentra el arte en nuestra sociedad, siendo prácticamente apartado del sistema educativo y notando como poco a poco son relegadas a un segundo plano algunas asignaturas como: música, plástica, filosofía…
Esto último va referido a lo absurdo que resulta que se le dé tan poca importancia al arte y que encontremos tantos buenos artistas (pintores/as, músicos/as o  actores/actrices) en paro, tratando de encontrar un lugar en que se vea la importancia de aquello que hacen, además de lo poco valorados que se encuentran. Es cierto que museos como: El museo Reina Sofía o Museo del Prado, gozan de gran prestigio y son visitados con frecuencia, pero otras formas de arte no son tan reconocidas. 
En mi caso son muchas las personas que conozco que deciden estudiar carreras artísticas y de ellas han de mantenerse económicamente trabajando en puestos totalmente diferentes a la vía artística elegida, lo cual resulta muy triste.

Los niños desde pequeños suelen ser  condicionados por los adultos, para que en su futuro ejerzan profesiones de éxito de las que suelen quedar apartadas las carreras artísticas.
Espero que os haya gustado esta noticia y que al igual que yo hayáis reflexionado con ella, aquí os dejo el link de la noticia para los que queráis leerlo en profundidad. 

Cristina Díaz Pescador 

1 comentario:

  1. Gracias Cristina, en un mundo donde hemos avanzado aun tan poco a nivel de conciencia, resulta sorprendente el ansia por dejar en los robots las tareas. Nos falta tanta visión ética, que da mucho miedo lo que se pueda hacer con la tecnología. Ya se ha demostrado que cuando se trata de destruir somos muy capaces, veo una deshumanización en todo esto, un cientifismo que lo está cubriendo todo como una nueva religión y olvida cuestiones importantes de la existencia y misterios que hay que aceptar y sobre todo conciencia, conciencia que evidentemente falta para tan enorme uso del poder

    ResponderEliminar

HOY EN EMOCIONARTE... ROBOTS QUE PINTAN Y COMPONEN

La polémica está servida  pues los robots parecen formar parte de nuestro día a día, también en el arte. Resulta  cuanto menos inveros...